.
Google Chileno de Corazón
Search
.
INICIO NOTICIAS COPA AMERICA FUTBOL MAS DEPORTE VIDEOS FOTOS FORO HISTORIAS CONTACTO
Otros Deportes
28 Jul 2012 - 12:32:34 GMT
Publicada por
EnviarEnviar Imprimir Imprimir
¡Comenzó la Fiesta Mundial del Deporte en Londres 2012!: Los JJ.OO se inauguraron este viernes . ¡Comenzó la Fiesta Mundial del Deporte en Londres 2012!: Los JJ.OO se inauguraron este viernes

Casi cuatro horas rematadas con el encendido a siete manos del pebetero, con la música de Pink Floyd de fondo, y los acordes de 'Hey Jude' con Paul McCartney al piano como fin de fiesta. La noche inolvidable, con ecos de William Shakespeare, William Blake, Mary Poppins, J.K. Rowling, alcanzó su otro cénit cuando Daniel Craig 'saltó' en paracaídas con la Reina Isabel II. 


 
Más de mil millones de espectadores siguieron en televisión "el mayor show del planeta", que brilló en una categoría muy distinta a la ceremonia inaugural de Pekín 2008, pero que fue capaz de encender el alicaído espíritu 'british' y convencer de paso a los escépticos que creían que Londres llegaba desfondada a la línea de meta. Los 80.000 espectadores en el Estadio Olímpico alcanzaron el éxtasis con la salida de la delegación británica, casi a la una de la madrugada y saludaron con euforia los discursos de Jacques Rogge, presidente del Comité Internacional Olímpico y Sebastian Coe, máximo responsable del Comité Organizador.


 
Quedaron inaugurados los Juegos, bajo unos nubarrones reales que añadieron aún más tensión 'shakespeariana' al momento de la verdad, superado con creces por el director de 'Trainspotting' y 'Slumdog millionaire'. Boyle fue capaz de trasplantar a las tres dimensiones su poderoso lenguaje visual y hermanar como nadie la desconcertante antigüedad y la rabiosa modernidad del 'imperio', con celebradísimas notas de humor.


 
Arrancó la ceremonia con el campeón del Tour, Bradley Wiggins, con sus patillas 'mod' y agarrando a conciencia el badajo en la campana gigante que macaba el este en el escenario. De ahí pasamos a la música de 'Jerusalén' y con los versos proféticos de William Blake, en una campiña utópica poblada de ovejas, caballos, pollos y gansos sobre 'colinas nubladas' con algodones flotantes. Los fragmentos de 'La Tempestad' de Shakespeare, en boca de Kenneth Branagh, anunciaron después la llegada implacable de la Revolución Industrial a Gran Bretaña, acentuada por la música electrizante del dúo Underworld, que marcó el pulso de principio o a fin.


 
Turno para los niños


 
La imagen bucólica del estadio campestre dejó pronto paso a los “oscuros molinos satánicos” y las chimeneas gigantes, y a los mineros tiznados, reivindicando sus derechos con tanto ímpetu como en la era Thatcher. La carga política contra los recortes sociales volvió a quedar patente en el espectacular número de los niños y las camas de los hospitales, amenzados por el mosntruo de la austeridad (o sea, Lord Voldemort) en el momento del homenaje a Peter Pan, Mary Poppins y a toda la literatura infantil 'made in Britain'.


 
El momento más celebrado de la noche fue sin embargo la 'llegada' en helicóptero de la Reina, en su debut cinematográfico como 'chica Bond'. Isabel II estaba acabando sus deberes reales cuando se plantó Daniel Craig en Buckingham, con los dos perros marcándole alegremente el camino y despidiéndose luego de la monarca en su partida hacia el Estadio Olímpico.


 
En la recta final del corto, proyectado en pantallas gigantes, el helicóptero donde se supone viajan 007 y la Reina se plantó sobre el estadio. Craig miró hacia abajo, como pensándoselo. La Reina, más decidida, decidió lanzarse la primera y después fue Bond, desplegando los dos al mismo tiempo sendos paracaídas con la Union Jack... No había terminado aún el corto cuando Isabel II, con el mismo vestido, irrumpió en el estadio en 3-D y acompañada por Felipe de Edimburgo, en el papel de invitado especial.


 
La música, fundamental


 
Como el concierto del Jubileo de Diamantes, la Reina se perdió a conciencia la mitad del espectáculo, redefiniendo el tópico de la puntualidad británica. En el palco de honor la estaban esperando la primera dama norteamericana Michelle Obama, la presidente brasileña Dilma Rouseff, el presidente ruso Dmitry Medvedev y el presidente italiano Gorgio Napolitano, entre otros.


 
La recta final del 'show' fue un homenaje trepidante a lo más granado del rock británico, de The Beatles a Queen, pasando por The Clash, The Who, The Rolling Stones, David Bowie y tantos otros en un epílogo que hizo historia, rematado en vivo por el propio Paul McCartney con una puesta al día del 'Hey Jude'.


 
El papel de David Beckham en la traca final quedó reducido a un paseo con la antorcha en motora y con dulce compañía, por aquello de emular a Bond y a la Reina en una de las noches más delirates y gloriosas de la reciente historia de Gran Bretaña. La ceremonia fue celebrada sobre la marcha como una de las más originales e imaginativas de los recientes Juegos, con apabullante despliegues escénicos (como el vuelo sincronizado de las Mary Poppins), un trepidante ritmo cinematrografico y destellos de humor británico como la carrera 'sucia' de Mr. Bean compitiendo con los impolutos corredores de 'Carros de Fuego' o tocando el piano con un paraguas.  (Texto Mundo.es)
 

Noticias Destacadas No se encontraron noticias
FacebookTwitterYou TubeRSS